Billetera Digital: el camino de la Transformación de los medios de pago

La billetera electrónica es un método moderno que permite transportar tarjetas de crédito o débito digitalmente en cualquier dispositivo móvil. En una de sus variantes lo que hace es reemplazar el número de tarjeta real por un número digital. Por lo común la billetera digital se plasma a través de un sistema basado en software que almacena de forma segura la información y las contraseñas de los usuarios para numerosos métodos de pago y sitios web.

Al usarla las personas pueden efectuar compras de manera fácil y rápida con la tecnología NFC (comunicación de campo cercano). De hecho, la inclusión de esta tecnología en los teléfonos inteligentes está haciendo que la billetera electrónica comience a ser omnipresente, al punto que los pagos móviles ya comenzaron a convertirse en una rama sustancial del subsector de tecnología financiera (fintech).

Las billeteras digitales eliminan en gran medida la necesidad de llevar una billetera física, al almacenar toda la información de pago de un consumidor de forma segura y compacta. El uso de estas soluciones electrónicas –que le suman un nuevo e interesante rol a los smartphones- creció significativamente en los últimos 5 años.

Mercado creciente

Un reporte indicó que en 2018 las transacciones mundiales realizadas a través de billeteras digitales sumaron U$S 4,296 mil millones. Y para 2022 se pronosticaba que ese valor rozara los U$S 14 mil millones.

Recientemente en EE.UU. el mercado de pagos móviles aumentó un 41%, pasando de U$S 69,8 mil millones en 2018, a $ 98,8 mil millones en 2019. En este último año la cantidad de usuarios habría alcanzado los 64 millones (lo que representa el 29% del total de usuarios de smartphones).

Por lo demás, las estimaciones indican que en 2020 los pagos móviles moverán U$S 130,3 mil millones en suelo norteamericano; para poner en contexto estas cifras hay que tener en cuenta que en 2012 el movimiento total alcanzó apenas a U$S 12,8 mil millones.

Hay que decir además que el mercado estadounidense no es precisamente el más pujante a nivel de pagos móviles (de hecho ocupa el sexto lugar en el mundo). En EE.UU. la enorme difusión de tarjetas de crédito y débito limitó hasta ahora el crecimiento de los pagos digitales, mientras que en Asia y Europa el mayor uso de efectivo hizo que tuviera una mejor recepción.

Como se anticipa que surgirán cada vez más tecnologías de billetera electrónica, todo indica que los pagos digitales serán más convenientes y seguros en los próximos años.

De hecho ya en nuestros días la seguridad -tanto de los servicios 4G (que encriptan datos) como de los smartphones y sistemas de punto de venta- suma puntos a favor para que estas soluciones se popularicen. También se espera que los operadores de pagos móviles introduzcan incentivos para aumentar sus bases de usuarios, cosa que impulsará aún más la adopción.

Las billeteras electrónicas son la interfaz principal para usar criptomonedas como bitcoin. De hecho en la actualidad la cantidad de aplicaciones de billetera de criptomonedas ya se cuentan por millones, y se espera que este año aparezcan aún más.

También se espera que se difundan los pagos a través de asistentes inteligentes y mediante nuevas soluciones basadas en NFC. Otra tendencia que se avizora es que se multipliquen las soluciones de billetera basadas en IA (chatbots con inteligencia artificial) para automatizar transacciones de rutina.

Ahora bien, no todos los pagos móviles son iguales. Existen variantes de circuito abierto que permiten que las personas puedan usar una billetera digital en su teléfono móvil para pagar en varios lugares. Por su parte los pagos de circuito cerrado requieren que pague por adelantado una cierta cantidad de dinero, y permiten abonar compras en una sola tienda o negocio en particular.

Las soluciones varían y en tal sentido las organizaciones pueden buscar asesoramiento en una consultora experta para evaluar que tipo de desarrollo e implementación les resultaría más apropiado en el contexto de su modernización digital.

Las soluciones de billetera digital a veces se canalizan en asociación con otro software, y de hecho algunas organizaciones las vinculan con el desarrollo de aplicaciones, para lo cual siempre conviene tener el apoyo de un creador de app web, un experto en programación de apps móviles o aplicaciones híbridas.

Inclusión financiera

La billetera digital no solo sirve para facilitar y acelerar las transacciones, sino que también puede ser una herramienta de inclusión financiera. En definitiva es una cuenta financiera que le permite a los usuarios almacenar fondos, realizar transacciones y rastrear historiales de pagos por computadora.

Y como tal se pueden incluir en la aplicación móvil de un banco (en cuyo caso la implementación se puede tercerizar en una empresa que tenga una herramienta preconfigurada o que esté especializada en desarrollo webapp, o de apps multimedia o aplicaciones Android o iOS). Alternativamente la billetera digital puede adquirir la forma de una plataforma de pagos.

Naturalmente los nativos digitales son más propensos a usar pagos móviles que las generaciones anteriores. Por ello, a medida que más y más de estas personas tengan su propio celular y se sumen a la población económicamente activa, la difusión de las billeteras electrónicas tenderá a ser mayor.

Y a medida que aumente la consistencia en el proceso de pago móvil y la comodidad de los consumidores, el crecimiento será aún más exponencial.

En Accion Point contamos con un equipo capacitado que está formado por profesionales para brindar la mejor asistencia durante todo el proyecto, impulsando al cliente a la mejora continua mediante metodologías ágiles.

Por lo tanto, si alguien necesita servicios similares a los de un banco, pero no quiere trabajar con una entidad de este tipo, las billeteras digitales son una excelente alternativa.

Más info: https://bantotal.accionpoint.com/
Contactanos: https://accionpoint.com/contactenos/