Staff Augmentation: ideal para contextos de incertidumbre.

En los tiempos actuales las organizaciones están expuestas a situaciones inéditas. Por un lado, la pandemia complejiza la actividad y hace difícil planificar escenarios incluso de corto y mediano plazo. Por el otro, las continuas disrupciones provocadas por la transformación digital exigen seguir el ritmo de los cambios, adaptarse y desarrollar capacidades de innovación. 

En este marco, las empresas necesitan ofrecer experiencias satisfactorias y diferenciadas a sus clientes, lo que requiere lanzar servicios, funcionalidades y productos que respondan a sus necesidades, y que en los hechos muchas veces deben encauzarse a través de aplicaciones y soluciones de software.  

Esto hace que las áreas de TI y desarrollo de las compañías estén sometidas a una gran demanda, y muchas veces acumulen requerimientos para dar respuesta las necesidades del negocio. Para resolver estos cuellos de botella las empresas pueden recurrir a una modalidad de outsourcing –staff augmentation- que ayuda a apuntalar los proyectos con personal capacitado que se suma para sacar adelante iniciativas específicas.

Variante de outsourcing

Según datos de la consultora Statista, el mercado global de outsourcing en 2019 fue de U$S 92.500 millones. El staff augmentation (o aumento de personal) en realidad es apenas uno de los diversos modelos de outsourcing posibles. Esta variante presupone la contratación de expertos tecnológicos para un determinado proyecto en los plazos y costos definidos. Estos especialistas se contratan para llenar los vacíos en ciertas competencias tecnológicas.

El personal que se suma es empleado directamente por el proveedor. Es decir que el staff augmentation implica la incorporación  de personal externo de forma temporal para aumentar la capacidad de la organización y poder responder a las exigencias del negocio y de los objetivos comerciales. 

Esta modalidad puede colaborar para resolver o paliar problemas como la falta de profesionales en el área de TI, escasez de especialistas en alguna disciplina tecnológica puntual, incapacidad para escalar el negocio, dificultades en aplicar la innovación, etc.  Suele resultar efectiva cuando se la emplea para proyectos únicos y con tiempos limitados. 

Se trata de un camino que, en realidad, no es nuevo: ya tiene años en el mercado. Permite contratar talento tecnológico en distintas latitudes, encontrar candidatos que se ajustan al requerimiento específico y sumarlos al equipo en el momento en que se los requiere. Los desarrolladores pueden incorporarse desde el arranque mismo del proyecto, o ya en instancias finales. Con su aporte los proyectos se pueden lanzar más velozmente y con mayores chances de éxito.  

Cabe indicar que con este modelo no se delega la gestión del proyecto: este último se gestiona  y se controla a nivel interno. Lo que se externaliza son tareas de desarrollo de software. Por lo común, hablamos de programación, configuración e implementación de soluciones de negocio.

Existe una amplia gama de escenarios en los que las empresas pueden recurrir al aumento de personal: para incrementar la mano de obra y cumplir un pico en el trabajo, como un tránsito para proporcionar capacidad hasta contratar un equipo permanente. También se recurre a esta opción para obtener habilidades especializadas que se requerirán durante un lapso de tiempo, entre otros casos. Es común que se utilice esta modalidad para sumar gente capacitada que ayude a programar apps web o móviles, por ejemplo.

Staff augmentation implica la incorporación  de personal externo de forma temporal para aumentar la capacidad de la organización y poder responder a las exigencias del negocio y de los objetivos comerciales.

 

Ganar eficiencia

Esta modalidad de outsourcing permite ganar eficiencia en la medida en que ayuda a encontrar  a las personas correctas para una determinada posición, ya que los profesionales que se contratan son especialistas en su campo. Ayuda a introducir nuevas habilidades manteniendo los costos de TI controlados. Y habilita a planificar mejor e innovar. 

Por otra parte, al subcontratar personal capacitado, las compañías pueden enfocarse en fortalecer sus procesos comerciales centrales.

Mediante el staff augmentation las organizaciones pueden: 

-Acceder a un gran grupo de talentos, cosa que resulta clave ya que por lo común las empresas suelen enfrentarse con una escasez de expertos en tecnología. 

– Las empresas se evitan los tiempos y costos relacionados con el reclutamiento y la capacitación, que queda en manos del socio de TI. 

– Foco en el proyecto: a diferencia de una subcontratación convencional, el personal incorporado no concentra su atención en varios proyectos, sino exclusivamente en el de la empresa contratante. Esta condición de trabajo brinda una calidad de servicio mejorada.

Por otra parte los servicios de staff augmentation permiten continuar el desarrollo del proyecto con el número requerido de desarrolladores, aunque no estén presentes en las instalaciones de la empresa. El personal contratado por lo común trabaja en forma remota, con lo cual no requiere de equipamiento ni espacio físico en las oficinas. 

No debe confundirse el staff augmentation con el enfoque de servicios gestionados: este último se refiere a un entregable definitivo, y por lo común incluye una calificación de calidad pautada. En cambio el aumento de personal se refiere a la descripción del trabajo y se paga por tiempo y material. Por ejemplo un miembro del personal aumentado podría ingresar a una organización para escribir líneas de código para una aplicación específica inusual para esa empresa.

Riesgos involucrados

Naturalmente esta modalidad también presenta sus inconvenientes. Para evitarlos lo fundamental es encontrar el socio estratégico adecuado, ya que de otra forma se corre el riesgo de que la calidad del trabajo sea deficiente, o de exponer datos confidenciales (si por ejemplo el socio no tiene las credenciales necesarias a nivel de calidad, de seguridad de la información y gestión de servicios de TI). Si el socio de TI no cuenta con el expertise necesario, obviamente también puede que los plazos de entrega se extiendan más de lo esperado. 

Por otra parte, si el socio no es confiable puede ocurrir que su personal no esté abocado al 100% al proyecto para el que se lo contrata, como sería de esperar en esta clase de outsourcing.

Pautas a tener en cuenta

Obviamente, el personal contratado bajo la modalidad de staff augmentation no  reemplaza al equipo central de empleados de tiempo completo, sino que ayuda a abordar las necesidades urgentes. Este esquema permite expandir los equipos de ciertas áreas y aumentar la capacidad en períodos críticos de alta demanda. 

No obstante, un modelo de aumento de personal puede no ser la mejor práctica para proyectos que requieren altos niveles de complejidad. 

Para que este esquema funcione adecuadamente  se recomienda atender a algunas pautas: 

-Es importante determinar qué está tratando de lograr y qué es lo más importante. Por ejemplo, si se está buscando un experto en aprendizaje automático, el hecho de priorizar el costo no sería realista.

– El staff augmentation generalmente se utiliza mejor en proyectos a corto plazo. Es posible que no se adapte perfectamente a los proyectos a largo plazo o las habilidades necesarias de forma continua. 

– Se sugiere evaluar qué departamentos se beneficiarán más de una fuerza laboral de apoyo por proyecto, y cuáles no. 

-Conviene definir un gerente de programa para coordinar la fuerza laboral incorporada mediante staff augmentation.

-Algunos proyectos tienen aspectos secretos o involucran propiedad intelectual crítica y las soluciones de aumento de personal deben evaluarse cuidadosamente en estos casos. 

– Los acuerdos que involucren  temas  espinosos deberán redactarse por escrito.

– Es importante que el socio estratégico elegido tenga afinidad a nivel de la cultura empresaria, que se maneje con seriedad en los procesos de contratación y que garantice una colaboración y retroalimentación fluidas.

 

El staff augmentation es una herramienta que ayuda a avanzar con los proyectos de TI de las organizaciones en tiempos de incertidumbre, colabora para evitar los cuellos de botella y para construir soluciones creativas e innovadoras. Es un modelo al que pueden recurrir las empresas para aumentar la agilidad y responder a sus necesidades comerciales cambiantes.