Nearshore: qué es y cómo lo implementan las empresas para optimizar recursos

nearshore

Hubo un tiempo en que la tercerización del desarrollo de software desde los países del Primer Mundo se derivaba a naciones lejanas y con otra idiosincrasia cultural. Movidas por el factor costo, las organizaciones de esos países buscaban una empresa de desarrollo de aplicaciones con profesionales capacitados al mejor precio posible.

Este modelo (offshoring o deslocalización) dio lugar a un formidable crecimiento del negocio de desarrollo en la India, por ejemplo, donde las capacidades eran más que adecuadas y además había un manejo natural del idioma inglés. Pero en los últimos años esa tendencia se está revirtiendo.

Una investigación encontró que en la actualidad el costo ni siquiera figura entre los 5 primeros factores claves para la subcontratación de TI. Los factores que hoy “mueven la aguja” son los siguientes: catalizador de la innovación (64%), mejora de la velocidad y el tiempo de comercialización (63%), mejora del desempeño (54%), mejora de la escalabilidad y elasticidad rápida (54%) y acceso a nueva tecnología (51%).

Es decir que hoy la subcontratación está más empujada por las necesidades de innovación y eficiencia, y de modernización e implementación digital. Por otra parte el estudio encontró que un número cada vez mayor de organizaciones está subcontratando tecnologías disruptivas, como la automatización de procesos robóticos (72%) y la Nube (93%).

En tal contexto, algunas compañías –como por ejemplo Apple, Google, Oracle, etc.- empezaron a subcontratar el desarrollo en latitudes cercanas a la de su propio país. A esta tendencia se la bautizó como nearshoring. La subcontratación nearshore es un proceso en el que se delegan algunas tareas, en particular el desarrollo de software y los procesos comerciales, a empresas de países vecinos, con el objeto de tener un mejor control sobre los gastos operativos.

El modelo nearshore transformó la forma en que las empresas estadounidenses desarrollan sus productos de software, por ejemplo, o el desarrollo de app. Bajo este modelo los equipos pueden colaborar mejor debido a las similitudes de las zonas horarias y las afinidades culturales, lo que resulta en un menor tiempo de comercialización.

Además el nearsohring ofrece otras ventajas: menor rotación, beneficios a nivel de la gestión, la colaboración y la innovación. Por otra parte el giro desde el offshoring hacia el nearshore también se está dando por requerimientos propios del paradigma agile, entre otras cuestiones. Pero vayamos por partes.

Ventajas destacadas

La zona horaria similar es un factor de importancia que está impulsando el nearshore. Permite evitar las horas de trabajo inusuales y las reuniones en horarios incómodos. Y con ello reduce la rotación de los desarrolladores (lo que a su vez propicia una mayor estabilidad y consistencia en las entregas).

Además achica los tiempos de respuesta (al no tener que esperar hasta el día siguiente por un tema de diferencia horaria). Optimiza la comunicación y hace posible que los viajes sean más frecuentes (por costos menores y otorgamiento más fluido de visas de trabajo). Y esto a su vez facilita los encuentros cara a cara entre le personal interno y los desarrolladores externos.

La cuestión de la afinidad cultural tiene un impacto relevante. Hoy el paradigma de customer centricity exige que se conozca la idiosincrasia de los clientes y usuarios para innovar en materia de servicios y soluciones y actualizar los procesos comerciales y las aplicaciones de misión crítica. Y por lo común los desarrolladores de países culturalmente más cercanos tienen una mayor comprensión de las normas comerciales y las regulaciones.

Ahora bien, ¿por qué razón decimos que además el nearshoring es una ruta eficaz hacia el desarrollo ágil? En el pasado la subcontratación de TI se basaba en buena medida en una gran cantidad de documentación formal y en el establecimiento de un plan que definía todos los grandes requisitos de antemano. El plan no debía desviarse.

El problema es que esta modalidad no cumple con las pautas del desarrollo ágil de software. Y la filosofía agile, con sus correspondientes métodos, ha demostrado ser clave para responder a la necesidad de lanzamientos más veloces y fácilmente optimizables en función de las necesidades y deseos de los usuarios o clientes.

La comunicación en tiempo real es esencial para el desarrollo ágil de software. Y esto es imposible de lograr con la deslocalización. En cambio el nearshoring favorece el despliegue de la metodología ágil, ya que los desarrolladores contratados pueden participar en las sesiones diarias y trabajar en forma remota durante el horario comercial normal.

Esto propicia relaciones más estrechas y potencia la colaboración. Al tener la ocasión de interactuar más fluidamente, se puede aprovechar scrum y otras metodologías de proyectos que ayudan en un enfoque iterativo.

Propiciar la innovación

Por otra parte el contexto actual, en que los consumidores “tienen la batuta” y han desplazado del poder a las marcas, pone en el centro de la escena la necesidad de innovar. Un estudio encontró que los principales impulsores de la innovación son una mejor experiencia del cliente (53%), un mejor crecimiento de los ingresos (53%) y el desarrollo de nuevos servicios y productos (45%).

En tal sentido hay que decir que culturas menos jerárquicas como las de Latinoamérica habilitan más la creatividad y la intuición, y esto se observa también en la cultura tecnológica.

Por eso subcontratar desarrollos en estos países favorece la innovación. Como además en América Latina el idioma inglés suele enseñarse como segunda lengua en las escuelas, eso también optimiza las posibilidades de comunicación con los equipos de desarrollo contratados bajo la modalidad de nearshoring.

La subcontratación nearshore ofrece a las organizaciones la posibilidad de “tener un equipo dedicado cercano que le permitirá tener más control sobre el flujo de desarrollo de su proyecto, más compromiso con el equipo creador de app web o de apps, por ejemplo, y menos problemas gracias a un tiempo de reacción más rápido”.

Esto hace que el desarrollo de software nearshore sea mejor para partes de grandes proyectos, o para iniciativas de desarrollo y programación de aplicaciones híbridas o de apps iOS / Android, o incluso para expandir el equipo interno de manera temporal o a largo plazo. De este modo se suma flexibilidad al proceso.

De tal suerte, nearshore es un modelo que se impone para optimizar recursos, obtener flexibilidad y sumar capacidades de innovación. Desde Accion Point ofrecemos distintas soluciones en este sentido, con propuestas de desarrollo a medida bajo modalidad de software factory.