Asociaciones estratégicas: ingresar en la era de la co-innovación

innovacion

La transformación digital lleva a optimizar y, en muchos casos, hasta a reinventar los modelos de negocio, así como la gestión de las organizaciones, con miras a fortalecer las experiencias de los clientes.

Ahora bien, sin una guía estratégica, estos procesos muchas veces se demoran, se empantanan o no llegan al puerto deseado. En un estudio de fines de 2018 solo el 16% de los encuestados dijo que las transformaciones digitales de sus organizaciones habían mejorado el rendimiento y los había equipado para mantener los cambios a largo plazo. Y un 7% por ciento adicional comentó que el rendimiento mejoró, pero que esas mejoras no fueron sostenidas.

En las organizaciones hay cada vez más conciencia de que la transformación disruptiva requerida para satisfacer las crecientes demandas de los clientes es algo que las empresas simplemente no pueden lograr por sí mismas. La velocidad exponencial, la complejidad y los cambios generados por la revolución digital hacen que ninguna empresa pueda hacerlo todo sola.

Y si bien muchas organizaciones se ven tentadas a adquirir e incorporar rápidamente nuevas tecnologías, lo cierto es que el proceso es mucho más complejo y debe desarrollarse en etapas. Requiere de una planificación cuidadosa y tiene que abordarse de manera holística y estratégica.

Co-innovación ágil

En efecto: con la evolución constante de tecnologías como big data, Internet de las Cosas, (IoT) e inteligencia artificial (IA), entre otras, mantener el ritmo resulta casi imposible para las organizaciones. Por ello, para tener éxito en un esfuerzo de transformación digital a gran escala, una compañía “primero debe entender el concepto, y luego debe identificar clara y objetivamente sus propias necesidades”.

Ante este panorama, muchas organizaciones hoy buscan un socio estratégico que les sirva de guía, las asesore y acompañe con metodologías ágiles y diseño y consultoría UX. Esta es la esencia del modelo de asociaciones tecnológicas y de co-innovación ágil que hoy se plasma en diferentes rubros e industrias.

Las previsiones para el período 2020-2023 indican que la inversión directa en transformación digital se acercará a U$S 7,4 billones en todo el orbe. Para 2023 el gasto crecerá a más del 50% de toda la inversión en TIC (desde el 36% actual). El mayor crecimiento se dará en inteligencia de datos y análisis. Es de esperar que todo ese esfuerzo dé los frutos deseados. Y para ello el paradigma de la innovación colaborativa resultará clave: las organizaciones se beneficiarán al aliarse con empresas que aporten una nueva perspectiva de co-creación a través de asociaciones estratégicas, reemplazando el viejo concepto de outsourcing de personal.

Acelerar la transformación

En este marco, encontrar el proveedor de servicios tecnológicos adecuado será fundamental. No nos referimos a un tercero que limite su aporte a integrar sistemas y servicios administrados, o a la implementación de un simple paquete de software o solución digital. En cambio hablamos de un socio estratégico de largo aliento que ayude a convertir a la empresa en una compañía data-driven, apalancada en la inteligencia artificial y el machine learning. Un socio estratégico que también ayude a desplegar aplicaciones y servicios en la Nube con total escalabilidad. Que incentive el desarrollo de experiencias y aplicaciones innovadoras y diferenciadoras. Y todo ello mediante la adopción de metodologías ágiles que fomenten la automatización.

Estas alianzas permiten que las organizaciones aceleren su transformación digital sin perder el control de los proyectos. Y las habilitan a recibir una transferencia de conocimientos adecuada, a diferencia de lo que acontecía con los anteriores modelos de outsourcing de TI, que generaban situaciones de dependencia. Mediante este esquema de co-innovación ágil, en cambio, la organización cliente “obtiene una transferencia de conocimiento a través del entrenamiento del proveedor de servicios, lo que ayuda a traer nuevas habilidades a la empresa”.

El modelo de co-innovación ágil se organiza en base a proyectos pequeños que permiten ir construyendo la confianza. Y se plasma a partir de equipos también pequeños de especialistas aportados por el socio tecnológico, que se integran como parte sustancial del proyecto y aportan experiencia, habilidades, conocimiento de las tecnologías emergentes y de las prácticas ágiles. Estos equipos se comprometen con la visión y la cultura de la organización cliente. Y también aportan la filosofía, el marco metodológico, las prácticas y las herramientas que se requieren para hacer factible la innovación, además del expertise para la gestión de los programas.

Alianzas perdurables

Como se ve, para poder crear experiencias digitales innovadoras y diferenciadas, y a la vez optimizar los costos operativos, hoy se requieren alianzas para la co-innovación a largo plazo, enfocadas en el logro de indicadores de rendimiento tanto técnicos como comerciales.

Desde Accion Point acompañamos los procesos de transformación digital de nuestros clientes: los orientamos estratégicamente bajo el concepto de co-innovación y ofrecemos asesoramiento para la modernización digital. Además aportamos nuestro know how en tecnologías y técnicas como RPA, IoT, IA, desarrollo de software a medida, realidad aumentada y virtual. Y brindamos consultoría UX.

Las alianzas de co-innovación suman al conocimiento de la industria que tiene el cliente, la visión y el expertise tecnológico del socio estratégico, dando lugar a un complemento ideal orientado por la filosofía del “ganar-ganar”.

 

Más información: https://accionpoint.com/