El low-code facilita la evolución hacia la industria 4.0

lowcode

Introducción

Definida por la digitalización intensiva y la disrupción tecnológica, la industria 4.0 implica la interconexión de personas, dispositivos, sistemas, máquinas y procesos en un ecosistema integrado en el que confluyen el mundo físico y digital. En este contexto los sistemas de fabricación se conectan, comunican y utilizan la información de los sistemas físicos para impulsar la inteligencia procesable y ejecutable digitalmente.

Esta evolución que vive el mundo de la manufactura está signada por el intercambio constante de información al interior de las propias fábricas inteligentes, y también con proveedores y clientes, usando la Web como gran plataforma de base y todo un conjunto de tecnologías que le brindan sustento.

Al usar Internet Industrial de las Cosas, dispositivos móviles, la Nube, análisis de datos y más, las plantas de producción se está convirtiendo en un lugar automatizado y altamente eficiente, vinculado directamente al resto de la infraestructura y la cadena de suministro de la empresa.

Algunos pronósticos indican que, debido a los nuevos desafíos y necesidades planteados por Covid-19, la fabricación experimentará cinco años de innovación en los próximos 18 meses.

Las compañías manufactureras necesitan avanzar hacia un enfoque ágil más flexible y impulsado digitalmente. Precisan soluciones que resuelvan sus puntos débiles, que se puedan implementar rápidamente (en días y semanas, no meses) y que también puedan tener un impacto posterior a la pandemia.

Para hacer posible la interconexión fluida entre distintos elementos que requiere la industria 4.0, se necesita desarrollar aplicaciones de manera veloz. Por esta razón las plataformas low-code tienen el potencial de convertirse en un gran acelerador de esta evolución.

Auge del low-code

La estimación de la consultora internacional Gartner indica que el incremento en el desarrollo remoto durante la pandemia de COVID-19 continuará apuntalando el crecimiento de la tecnología low- code, a medida que más empresas recurran a plataformas de código bajo para respaldar las agendas de innovación y transformación digital.

Concretamente el pronóstico indica que el mercado mundial de tecnologías de desarrollo basadas en low-code crecerá un 23% en 2021, totalizado U$S 13,8 mil millones.

“Si bien el desarrollo de aplicaciones de low-code no es nuevo, una confluencia de interrupciones digitales, hiperautomatización y el aumento de negocios componibles ha llevado a una afluencia de herramientas y una demanda creciente”, indicaron los analistas. Y agregaron que la aceleración del negocio digital está presionando a los líderes de TI para que aumenten drásticamente la velocidad de entrega de aplicaciones y el tiempo de obtención de valor. La mayor demanda de soluciones de software personalizadas en apoyo de la transformación digital provocó la aparición de desarrolladores fuera de TI, lo que, a su vez, influyó en el aumento del low-code”.

En estos tiempos difíciles, muchas compañías están innovando y desarrollando sus aplicaciones. Y confían en la tecnología low-code para crear y probar nuevas aplicaciones para la continuidad del negocio a un ritmo rápido.

El desarrollo basado en low-code permite a las empresas crear e implementar rápidamente aplicaciones de software sin el uso de un programador profesional: en lugar de escribir cada línea de código para una aplicación determinada, los usuarios pueden construir su proyecto con interfaces gráficas de arrastrar y soltar.

DESTACADO

23% Crecerá el mercado mundial de tecnologías de desarrollo low-code en 2021.
(Fuente: Gartner)

Aportes a la fabricación 4.0
En el marco de la evolución hacia la industria 4.0, las plataformas low-code pueden hacer diversos aportes. Por ejemplo los siguientes:

  • Acelerar el desarrollo de aplicaciones para crear fábricas conectadas.
  • Mejorar la productividad y la eficiencia operativa: al desarrollar aplicaciones web y móviles, se puede acceder a datos críticos instantáneamente y compartirlos entre los equipos.
  • Digitalizar y simplificar la cadena de suministro: al ayudar a crear aplicaciones inteligentes, las plataformas low-code permiten que los fabricantes y proveedores planifiquen mejor las operaciones y suministros, optimicen la logística y la gestión de inventario.
  • Ayudan a integrar nuevas tecnologías con sistemas heredados: las plataformas low-code no solo facilitan el desarrollo de aplicaciones, sino también su integración con los sistemas existentes vía APIs.

Uso más difundido

En el mundo de la manufactura se utilizan cada vez más las plataformas low-code. Ocurre que muchos fabricantes enfrentan problemas importantes para contratar suficientes desarrolladores experimentados para escribir las aplicaciones web y móviles que son el núcleo de la Industria 4.0.

Es difícil encontrar desarrolladores experimentados que puedan hacer el trabajo arduo y complejo de recopilar datos, escribir las aplicaciones correctas, vincular la planta de la fábrica a los sistemas de back-end y más. Las plataformas low-code permiten que los expertos en fabricación que no son desarrolladores hagan todo eso, y también mejoran la productividad del personal de TI.

Las estadísticas avalan esta posibilidad: por ejemplo un estudio que ya tiene unos años detectó que casi el 60% de todas las aplicaciones personalizadas se creaban fuera del departamento de TI. De ese total, el 30% eran construidas por empleados con habilidades de desarrollo técnico limitadas o nulas.

Las plataformas de desarrollo low-code están emergiendo como una estrategia clave para acelerar la entrega de aplicaciones para respaldar la transformación empresarial digital. Una estimación de la consultora Forrester indica que “tienen el potencial de hacer que el desarrollo de software sea hasta 10 veces más rápido que los métodos tradicionales”.

Hay que tener en cuenta que por lo común los software de fabricación son rígidos y resulta complejo actualizarlos, personalizarlos o agregar nuevas funcionalidades que respondan a las nuevas necesidades comerciales.

En tal contexto las plataformas low-code se están volviendo populares entre las empresas de fabricación ya que ofrecen soluciones personalizadas y brindan flexibilidad, escalabilidad e innovación tecnológica eficiente.

Ponen el control en manos de los ingenieros de fabricación para desarrollar aplicaciones ágiles, robustas y personalizadas.

¿Y qué tipos de aplicaciones se están desarrollando con estas plataformas en la industria manufacturera? A la hora de revisar casos de uso se observan desarrollos de aplicaciones de panel de gestión, aplicaciones de instrucciones de trabajo, gestión de control de calidad, de gestión de inventario y de mantenimiento predictivo, por ejemplo.

DESTACADO

10 veces más rápido
Las plataformas low-code tienen el potencial de hacer que el desarrollo de software sea hasta 10 veces más rápido que los métodos tradicionales.
(Fuente: Forrester)

Beneficios del bajo código para empresas manufactureras:

  • Posibilita una gestión más eficiente de los recursos al ayudar a eliminar los atrasos de TI y favorecer la liberación de personal que puede enfocarse en otras tareas.
  • Aporta agilidad al permitir que ingenieros de fabricación aborden rápidamente los problemas de la planta, mediante iteraciones más rápidas y una mejor respuesta a los cambios.
  • Propician la colaboración entre los integrantes de los equipos al permitirles interactuar y compartir datos a través de aplicaciones de desarrollo veloz.

Conclusión

Las plataformas low-code se están volviendo cada vez más populares entre los fabricantes ya que ofrecen modernización de procesos, personalización de soluciones digitales, flexibilidad y extensibilidad para una implementación escalable y una transformación digital efectiva.

Estas plataformas aceleran la evolución hacia la fabricación inteligente al aportar soluciones costo-efectivas para la interconexión entre tecnologías, procesos y personas en el marco de las modernas fábricas inteligentes, y al propiciar la innovación y la pronta respuesta a las necesidades comerciales emergentes.